6 remedios caseros para el absceso dental

Obtenga seis remedios caseros para el dolor de absceso dental hasta que pueda ver a un dentista.

Conocidos por el dolor punzante que causan en los dientes, la mandíbula, el cuello o las orejas, los abscesos dentales pueden ser extremadamente dolorosos y su dentista debe tratarlos de inmediato.

Si no puede acudir a un dentista de inmediato, aquí hay algunos remedios caseros para el dolor de absceso dental. Estos pueden ayudarlo a pasar algunas horas o incluso algunos días hasta que pueda ver a un dentista para un tratamiento permanente.

1. Medicamentos para el dolor de venta libre

La mayoría de las personas tienen una o más formas de pastillas para el dolor de cabeza o analgésicos musculares en su baño o botiquín. Estos pueden usarse como una primera defensa contra el dolor de los dientes con absceso. Pueden reducir la inflamación dentro de su diente. Nunca coloque una aspirina u otra tableta oral directamente sobre un diente con absceso o sobre las encías. Esto puede quemar el tejido y hacer que aumente el dolor. La aspirina es eficaz cuando se ingiere según las indicaciones; puede ser dañino si se usa tópicamente. Cuando se usa según las indicaciones, puede aliviar un poco el dolor de absceso dental. El dolor que dura más que eso o empeora requiere tratamiento por parte de un dentista.

2. Aceite de clavo

Tanto los practicantes de la medicina popular como los dentistas han utilizado el aceite de clavo para el tratamiento del dolor de muelas durante años. Disponible en la mayoría de las farmacias o tiendas naturistas, el aceite puede aliviar el dolor y adormecer el área donde se aplica.

3. Geles para el dolor de muelas

Las farmacias y los supermercados venden productos diseñados para ayudar a aliviar el dolor de muelas, incluido el dolor causado por los abscesos. Usan ingredientes como aceite de clavo, eugenol y benzocaína para adormecer y calmar las áreas afectadas. Aunque el alivio es solo temporal, es posible que solo lo ayude a pasar unos días hasta que pueda ver a un dentista.

4. Bolsas de hielo

El hielo ayuda a reducir la hinchazón de los dientes con abscesos al igual que ayuda a los músculos con exceso de trabajo. Colocar una bolsa de hielo contra la cara en las áreas donde se encuentra el absceso durante 10 a 15 minutos puede aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

Te puede interesar:  Diente de aleta -Beneficios de prótesis dentales parciales

5. Enjuagues con agua tibia con sal

Mezcle una cucharadita de sal de mesa en agua tibia. Revuelva para disolver la sal por completo. Enjuague con la mezcla durante un minuto y luego escúpala. Las personas han usado enjuagues con agua salada durante décadas para matar las bacterias y reducir la hinchazón.

- Advertisement -

6. Bolsitas de té de menta

Algunos pacientes encuentran alivio del dolor humedeciendo una bolsita de té de menta fría y colocándola sobre el absceso. El efecto calmante de este remedio casero puede deberse a la frescura de la bolsa húmeda más que a la acción terapéutica real de la menta. Este es un tratamiento que ciertamente no empeorará el absceso.

¿Cómo puede un dentista proporcionar un alivio permanente de un absceso dental?

Algunos tratamientos que un dentista puede proporcionar para deshacerse de un absceso incluyen los siguientes:

  • Antibióticos para matar las bacterias que están causando la infección.

  • Drenaje del absceso

  • Limpiar el absceso si es causado por una enfermedad de las encías

  • Terapia de conducto radicular para limpiar los nervios y vasos sanguíneos infectados

  • Extraer (tirar) del diente

Cuando acude a su dentista con un diente con absceso, primero examinará el área y tomará una radiografía. La radiografía les permitirá ver el interior de las encías y el hueso. Un absceso aparece como un saco lleno de líquido alrededor de las raíces de los dientes.

Una vez que su dentista haya confirmado que hay un absceso, tendrá que tomar algunas decisiones. Idealmente, su dentista puede comenzar un procedimiento llamado endodoncia. Su dentista puede abrir el diente para acceder al nervio infectado y al suministro de sangre que está causando el absceso. Esto permite que el pus drene y libera la presión causada por el absceso.

Después de drenar el diente y eliminar todo el tejido infectado del interior del diente, el dentista coloca un empaste sedante calmante en el diente para sellarlo y permitir que la infección sane. En unos días, regresará a la oficina para que le coloquen una corona permanente sobre el diente para protegerlo y evitar que se vuelva a infectar.

Ese es el tratamiento ideal para un diente con absceso. A veces, debido a las finanzas, la falta de seguro dental o un mal pronóstico de éxito, no es posible realizar una endodoncia y una corona. En cambio, el dentista debe sacar el diente.

¿Qué es un absceso dental?

Un absceso es una infección de un diente que forma un saco lleno de bacterias alrededor de las raíces del diente. Luego, las bacterias invaden el nervio del diente, causando infección e inflamación dentro del diente. Eventualmente, esta infección puede matar el diente desde adentro. Si un absceso no se trata, eventualmente conducirá a una infección en la mandíbula y el tejido circundante.

Aquí hay algunos síntomas comunes de un diente con absceso.

  • Dolor: palpitante; dolor al masticar la comida; sensibilidad al calor y al frio

  • Fiebre: indica que su cuerpo está luchando contra una infección

  • Mal sabor: agrio; acre; maloliente

  • Enrojecimiento: en las encías: Sangrado; ternura al cepillar

  • Hinchazón: en las mejillas y la cara; a veces en el cuello, que es el tipo más peligroso y a veces requiere una visita a la sala de emergencias

Te puede interesar:  10 signos comunes de que tienes una infección de la muela del juicio

Las causas de los abscesos dentales incluyen caries (caries), enfermedad de las encías, un diente roto o un traumatismo. Cuando una o más de estas condiciones están presentes, las bacterias tienen la oportunidad de ingresar al diente, infectar el tejido nervioso y eventualmente matarán los nervios y el suministro de sangre al diente, esencialmente matando el diente.

¿Cómo puedo evitar tener un absceso dental?

Caries dental

Las caries ocurren cuando las bacterias que viven en la película pegajosa, llamada placa, en los dientes atacan la capa de esmalte duro de un diente. Las bacterias comienzan a alimentarse del esmalte dental, causando que se desarrollen puntos débiles y agujeros.

Los chequeos dentales regulares le permiten a su dentista detectar las caries en sus etapas más tempranas. A veces, la aplicación de barniz o gel de flúor puede detener la caries temprana en sus etapas iniciales. Los dentistas pueden reparar las caries pequeñas fácilmente con los empastes tradicionales. Cuando se ignoran las caries y se permite que se extiendan al interior de los dientes, con frecuencia se producen abscesos.

Mantener los dientes limpios diariamente con un cepillo de dientes e hilo dental, visitar a su dentista para chequeos regulares y llevar una dieta saludable con un mínimo de azúcar y carbohidratos simples son los mejores métodos para evitar las caries y los abscesos que pueden seguir. La eliminación diaria de la placa con un cepillo de dientes e hilo dental ayuda a garantizar que no tenga caries.

Enfermedad de las encías

Los abscesos causados ​​por la enfermedad de las encías son algo diferentes a los causados ​​por caries.

Cuando la placa bacteriana se espesa y se abre paso por debajo de la línea de las encías hasta las raíces de los dientes, se puede formar un absceso en el tejido de las encías. La hinchazón, el enrojecimiento y la sensibilidad al tacto son signos clásicos de un absceso en las encías.

Su dentista o higienista dental deberá adormecer el área y limpiar todos los desechos y bacterias debajo de las encías. En algunos casos, el absceso de las encías es tan profundo o tan grande que el diente no responde al tratamiento, y hacer que su dentista lo extraiga puede ser su única opción.

Al igual que los métodos para evitar las caries, también puede prevenir la enfermedad de las encías cepillándose los dientes y usando hilo dental a diario. Eliminar las bacterias y la placa de entre los dientes y debajo de las encías son las medidas clave que puede tomar para prevenir los abscesos causados ​​por la enfermedad de las encías.

Te puede interesar:  Diente de aleta -Beneficios de prótesis dentales parciales

Diente roto o trauma

Una lesión o trauma en un diente que hace que el diente se agriete puede provocar un absceso. A veces, el absceso no aparece durante muchos meses o incluso años después de que se produce la lesión.

Un dentista tomará una radiografía del área para ver si la grieta está solo en la capa exterior del esmalte o si se extiende a los nervios del diente. Si un absceso es el resultado de una fisura o lesión, el diente necesitará tratamiento de conducto, exactamente como se requiere para los abscesos causados ​​por caries. El diente necesitará una corona para protegerlo después de que el dentista complete la terapia de conducto.

Evitar las lesiones dentales es similar a evitar otros tipos de traumatismos. Usar cinturones de seguridad al conducir o viajar en un automóvil; usar cascos al operar bicicletas, vehículos todo terreno, motocicletas y otros vehículos al aire libre; usar escaleras de tijera resistentes y barras de apoyo para evitar caídas; y usar protectores bucales cuando participa en deportes son buenas maneras de asegurarse de no tener abscesos dentales debido a dientes rotos o traumatismos.

Protegiendo tu sonrisa

Un absceso dental es una de las infecciones más dolorosas que puede experimentar. Si bien los remedios caseros para el dolor de absceso dental pueden ayudar por un tiempo, el único tratamiento duradero para un absceso dental proviene de su dentista.

Ya sea que necesite una ronda simple de antibióticos, una limpieza profunda para un absceso de las encías, un tratamiento de conducto seguido de una corona o la extracción del diente afectado, solo un dentista puede brindarle la atención que necesita.

Para un alivio temporal, debe tener a mano remedios caseros como analgésicos, enjuagues con agua salada tibia, aceite de clavo y geles y ungüentos para el dolor de muelas.

Si no tiene un seguro dental que cubra la atención de emergencia por un absceso dental, es posible que desee buscar un plan que ofrezca una cobertura más amplia.

La mejor manera de asegurarse de que no necesita remedios caseros o tratamiento dental para los abscesos de emergencia es cuidar bien sus dientes todos los días y hacerse chequeos regulares para que los pequeños problemas puedan detectarse y tratarse en las primeras etapas. Mantener los dientes sanos y proteger su sonrisa durante toda la vida significa evitar las caries, las enfermedades de las encías, los traumatismos dentales y los abscesos que puedan surgir.

El material discutido está destinado únicamente a fines ilustrativos y/o informativos generales y no debe interpretarse como asesoramiento fiscal, legal, de inversión o médico. No es un consejo de cuidado dental y no debe sustituirse por una consulta regular con su dentista. Si tiene alguna inquietud sobre su salud dental, comuníquese con el consultorio de su dentista.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *